Estamos... De Cine

Podcast de cine para tiempos confinados

Portada del sitio > Critica cinematográfica > Review de "Tenet"

Review de "Tenet"

Jueves 27 de agosto de 2020, por TheGreat41

El lunes, picado por la curiosidad y por el hype creado en torno al nuevo film de Nolan (es Cristopher Nolan, por Dios), decidí comprar una entrada para ver su nueva propuesta en este atípico año de estrenos en salas de películas. Y digo que el lunes me decidí a verla, y no antes, porque no soy particularmente "fan" de este director. Ojo. Eso no es óbice para reconocer la INCUESTIONABLE calidad del 99% de sus obras, algunas con sus más y sus menos. Simplemente siempre que veo alguna de sus obras siempre se me atragantan en algún punto concreto, algunos me chirrían más que otros. Por ejemplo, en Interstellar, el hecho de que un experto en física o cosmología (ahora no recuerdo bien) como es el personaje de Romilly le tenga que explicar a un piloto de la NASA (el personaje de McConaughey) cómo funcionan los agujeros de gusano de una forma tan simplificada y, si me apuras, infantil. Eso me saca un poco de la película. Pero quizás seré yo, que estoy pendiente siempre de estas cosas, no sé si a un espectador medio de este tipo de películas este tipo de detalles le molestan. También creo que eso es producto del planteamiento del guión (co-escrito junto a su hermano Jonathan). Luego sí que es verdad que en posteriores visionados, uno ya no va con la intención de "sacar punta" a todo eso y, simplemente; se sienta, relaja y disfruta de un gran entretenimiento de Sci-Fi como es este film.
Como todo, una de cal y una de arena. También he de decir que disfruté como un niño "El Caballero Oscuro", es más, creo que es la película que más he disfrutado de Nolan. Quizá por el hecho de que esté ambientada en el universo Batman, quizá por ese enfoque de ese universo más "realista", o simplemente porque había un tipo llamado Heath Ledger haciendo auténticas virguerías delante de la cámara. No lo sé, sé que me encantó y me la he tragado varias veces sin problema ninguno.
Con este background a mis espaldas y con vistas a mi relación con Nolan (con sus más y sus menos) decidí ir a verla el día de su estreno, sin prejuicios e intentando dejar en la puerta de la sala mi actitud puntillosa cuando veo cierto tipo de cine. O eso creía.
La primera secuencia de la película es una escena de acción pura, en un auditorio de ópera, que nos presenta al protagonista. Perdón. El Protagonista. En mayúsculas porque no se dice su nombre en la película y así se convierte en el líder tanto diegética como extradiegéticamente (aunque hay 3 personajes más que le roban un poquito de ese rol). Esta escena es acción exuberante, Nolan saca músculo técnico y de coordinación de extras para dejarnos enganchados desde el "vamos" para el resto de las 2:30 horas que dura el film (no es secreto para nadie que Nolan SABE dirigir escenas de acción). Pero. Pero esto me suena, y me suena a Bane reventando un avión para secuestrar a cierto científico. No es que se parezcan ambas escenas argumentalmente, simplemente se ve que Nolan busca esa fórmula de atraparte y no dejarte salir durante lo que queda de visionado. Disfruté mucho esa primera secuencia, en realidad. Sólo era mi "yo" puntilloso haciéndose notar de vez en cuando. Según avanza el film, me dejo llevar más. He de decir, en términos generales, que las partes que más me atraen son las de "película de espías" puras y duras, ese aire de James Bond que tanto gusta al director, con esos momentos en los que te hace recorrer el mundo en excelentes localizaciones (India, Tallin, Rusia, Kiev, etc.), esa chica que está atrapada en una relación tóxica con el antagonista (aunque en los films de 007 suele ser habitual que el prota acabe teniendo una relación amorosa con esta chica, en este film no es del todo así). Todo eso me llama, y mucho.
La cosa se complica cuando aparece en escena la científica, a la que da vida Clémence Poésy, para introducir una variable más en la ecuación. El tema de la inversión del tiempo, objetos "invertidos", y el lema de la película, que aparece como un mensaje hacia el espectador, ese: "No trates de entenderlo, siéntelo". Y ese es el momento clave en el que cada uno decide cómo afrontar el visionado. Es un film en el que las explicaciones de física cuántica sobre el cómo y el porqué de lo que pasa en cuanto a la "inversión del tiempo" (que no viajar en el tiempo) no aportan nada para que el espectador disfrute. Es un gran "no te comas la cabeza y pásatelo guay" de Nolan. Que por una parte, si uno es malpensado, puede llegar a la conclusión de que Nolan, al contrario de sus anteriores Interstellar y Origen, no trata de que entiendas como espectador las bases científicas sobre las que se sostiene el film, simplemente te deja caer la explicación de cómo funciona todo eso, y si lo entiendes bien, y si no, no pasa nada. No pretende ser científicamente precisa para que te creas que eso puede llegar a pasar en un futuro. Quizá hace eso porque si no el film se convertiría en una constante explicación, en forma de diálogos (esto es importante) sobre las bases de la física cuántica y sus posibles aplicaciones. Aún así, hay escenas en que las conversaciones entre Protagonista y el personaje de Robert Pattinson (y tras ver El Faro y esta película, hago mías las palabras de John Ford sobre John Wayne: "No sabía que este hijo de p*** sabía actuar") son un constante toma y daca de explicaciones sobre cómo es posible que pase lo que pasa. Entre el batiburrillo de planos con 2 frases de duración de los dos protagonistas y en distintas localizaciones cada vez, se deja entrever que Nolan quiere quitarse el "muerto" de explicar cómo funciona Tenet. Eso para mí resulta confuso, son planos muy cortos, con dos frases de duración, a un ritmo endiablado. Eso puede hacer que la gente se pierda con bastante facilidad, y si quieres hacer un cine "personal" pero que llegue al gran público, puede haber un conflicto ahí.Si parpadeas, te lo pierdes. Tienes la parte comercial de las escenas de acción, el rollete 007 y la inconmensurable calidad técnica, y tienes la otra parte más "friki" de Nolan, el tema físico-cuántico y a los científicos de turno explicando tanto a los personajes como a la audiencia cómo funciona el mundo de Tenet. Win-win, o al menos eso parece. En mi opinión esa mezcla de: "Te voy a explicar las bases científicas que tiene este mundo porque es vital para entender el fenómeno de la inversión temporal, pero si no lo entiendes, no pasa nada; hay explosiones, aviones chocando contra cosas y 4 actores muy muy buenos haciendo lo suyo". Así en términos generales mi opinión es que cuando salí del cine sentí que me dejó un poco frío, no iba con expectativas de ver una obra maestra absoluta, pero sí con ver una película entretenida y, en términos generales, otra buena película de Nolan. Y así fue. Pero quizá en el fondo esperaba más, no lo sé.
Hasta aquí la zona libre de spoilers, a partir de aquí, SPOILERS.

¡¡¡¡SPOILERS!!!!

Aquí en la zona spoilers puedo hablar más holgadamente de los puntos a favor de la película, en mi opinión, por supuesto. Pero por no acabar con mal sabor de boca, empezaré hablando de lo que no me gustó.
La parte que quizás me chirría argumentalmente hablando, es quizás la parte final de la película, cuando vemos al personaje de Branagh (Andrei) hablando con El Protagonista, queriendo éste saber el porqué de su empeño en destruir literalmente el mundo. Resulta que durante toda la película queremos saber cuál es la motivación del malo para tomar esa decisión. Sabemos que es un maltratador posesivo y con aires de grandeza por su relación con Kat (Elizabeth Debicki), y en cierto punto, se nos dice que Andrei (Kenneth Branagh) tiene cáncer y se está muriendo, así que como es un ególatra y su mundo se va a acabar, como el mundo no puede ser suyo, no será de nadie (esa misma frase se la dice a Kat en una discusión refiriéndose a ella). Bien, pues después de saber eso, en la conversación entre Andrei y Protagonista, Andrei le espeta que en el futuro las temperaturas han subido mucho y los ríos están secos, por eso la gente del futuro está planeando "invertir" el mundo entero para volver hacia atrás y así evitar esa catástrofe natural. Como los objetivos de Andrei y la gente del futuro son los mismos, se alían. No está mal como idea, pero el hecho de que se explique los planes de la gente del futuro en 1 frase y media, sin haber plantado nada antes para que el espectador vaya rumiando ese final; me resulta cuanto menos ineficaz. El conflicto de la película es que "alguien" quiere acabar con el mundo, sabemos que la gente del futuro está involucrada, y que Andrei en el presente los está ayudando. La mitad del conflicto se explica mientras se nos desarrolla el personaje de Andrei, pero la otra mitad se explica con una mera pincelada en una conversación telefónica con dos frases. Algo me falla.

Pero vamos a la parte de las buenas decisiones del film según mi punto de vista. Básicamente se basa en el cast de la película, principalmente en el cuarteto protagonista: John David Washington (hijo de Denzel), Robert Pattinson, Elizabeth Debicki y Kenneth Branagh.

John D. Washington impresiona física y actoralmente. Físicamente por su gran imponencia en pantalla (no es muy alto pero fue jugador profesional de la NFL) y actoralmente por su cambio de registro con respecto a Infiltrados en el KKklan. Esa presencia física y esos toques mordaces en ciertas contestaciones a los malos me hace pensar que funciona bastante bien como el particular 007 de Nolan. Me gustaría verle en papeles parecidos en un futuro próximo.

Y si hablamos de un físico imponente y un gran talento sale el nombre de Elizabeth Debicki ya que, no contentos con su 1.90 de estatura, el departamento de vestuario decide que su personaje lleve en el 90% de las secuencias tacones altos. No vamos a descubrir este portento y más después de ver Viudas de Steve McQueen, pero cabe resaltar su personaje Kat y sobre todo, el empoderamiento final y su relación con Andrei.

Lo de Kenneth Brannagh es otra historia, dirige (Thor, Asesinato en el Orient Express), actúa y produce. Hace lo que quiere, como en esta película. Todas las capas de un villano estilo malo de la saga Bond las entiende y ejecuta fenomenalmente en este film. Megalómano, ególatra, maltratador y ejemplo perfecto de hombre hecho a sí mismo que tanto gusta en EEUU. De niño nació en una ciudad de la URSS donde se hacían constantes pruebas con bombas atómicas y se ganaba la vida rebuscando entre los restos de cabezas nucleares que caían allí. Es el niño que sale de un agujero donde le esperaba una muerte segura hecho todo un hombre con poder y autoconfianza (...ejem...BANE...ejem...). La verdad es que está impecable y la relación Andrei-Kat levanta la película en varios momentos.

"Ay Dios mío, el de Crepúsculo va a ser el próximo Batman". Así estallaba Twitter cuando se le dio el papel de Bruce Wayne a Robert Pattinson. Señoras, señores; este es nuestro nuevo Batman. Todas las escenas en las que aparece son enriquecidas por su personaje, Neil. Esos momentos trajeado, haciendo suyo ese humor ácido del que se saca tanto partido en este film, son momentos para disfrutar sin prejuicios del gran trabajo que lleva haciendo este actor estos últimos tiempos (vean El Faro, por Dios). Cuando le ves paseando por esa pseudo-galería de arte repeinado y con esos andares confiantes, te viene a la mente ese Bruce Wayne joven empresario que tan bien le va a este actor.

Mención especial a la aparición del siempre intachable Michael Caine, que siempre es un gran aliciente en el reparto. La única pega es que sale una escena muy corta. Pongan un Michael Caine en su vida.

El tema de la banda sonora es otro que me pareció un acierto. La elección del compositor Ludwig Göransson me parece un acierto. Tras sus trabajos en Black Panther y Venom se ganó la oportunidad de sustituir a Hans Zimmer para esta película. Se nota las influencias de la música de Zimmer por todos lados, esos sonidos estridentes y esa candencia que acompaña en todas las escenas de acción del film. Es evidente que es una gran elección para llevar las riendas de la música de una película tan especial como Tenet.

Como resumen así general de toda la experiencia (que esta película es una experiencia para vivir en salas de cine) diría que, realmente, no sé que decir. Sinceramente me esperaba más, una propuesta distinta y más profunda en el trasfondo (véase Interstellar), pero yo ya no sé si son mis prejuicios hacia el director o será que no es mi tipo de cine. Por otra parte, me esperaba eso justo. Un gran entretenimiento al que ir con amigos, sentarte y dejarte maravillar por los actores y por el prodigio de director que es Cristopher Nolan. Seguramente con algún otro visionado más, la cinta gane enteros, nuevos detalles que ver, alguna frase que le dé sentido a la película o, en general, nuevos matices que me hagan ver el film con otros ojos.
Seguramente que así sea. O no. No lo sé.

¿Un mensaje, un comentario?

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.